Importancia cultural Bizantina para la historia de la humanidad.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Importancia cultural Bizantina para la historia de la humanidad.

Mensaje  Raquel02 el Dom Ene 22, 2012 7:11 pm

Raquel De La Cruz H.
#9

En el año 395 el emperador Teodosio dividió el Imperio entre sus dos hijos: a Honorio le dio la parte de Occidente y a Arcadio la parte de Oriente. Mientras la parte Occidental fue invadida por los bárbaros en 476, el Imperio Romano de Oriente, conocido como bizantino por su capital Constantinopla, la antigua Bizancio (hoy Estambul), sobrevivió a los ataques de estos. Fue a lo largo de más de mil años el eje de una civilización que, conservando el recuerdo de la vieja Roma, fue, no obstante, griega y oriental. La armonía inicial entre Iglesia y Estado permitió que la primera época del imperio (entre los siglos IV y VI) fuera de esplendor. Las Cruzadas sometieron a un esfuerzo excesivo los territorios de Bizancio durante el siglo XI y precipitaron la decadencia del Imperio. Constantinopla, la capital, fue saqueada en 1204 por los cruzados venecianos y conquistada en 1453 por los turcos otomanos. El Imperio bizantino ocupaba el sureste de Europa, el suroeste de Asia y el noreste de África. El griego era la lengua principal.
El Imperio Bizantino (llamado también, sobre todo para hacer referencia a su etapa inicial, Imperio Romano de Oriente) fue un Imperio cristiano medieval de cultura griega. Los orígenes del Imperio Bizantino se remontan a la etapa final del Imperio Romano. Inicialmente abarcaba todo el Mediterráneo oriental, pero con el tiempo fue sufriendo importantes reducciones territoriales.
En el siglo VI la grandeza y el poder de Roma fueron restaurados brevemente por el emperador Justiniano (527-565) cuyos generales lograron derrotar a los vándalos ostrogodos y restablecer la autoridad imperial en el norte de África, en el sur de España y en Italia. Sin embargo, en el curso de las violentas luchas contra los ostrogodos, Italia sufrió terribles estragos y su economía fue destruida en gran parte.
El aporte más importante de Justiniano a la civilización occidental fue la codificación del Derecho Romano. Justiniano hizo construir caminos, acueductos y magníficos edificios públicos en Constantinopla y contribuyó a hacer de ella una de las maravillas de la Edad Media, con la cual no se podía comparar ninguna ciudad de occidente. La construcción más notable fue la iglesia de Santa Sofía, obra cumbre de la arquitectura bizantina, revestida en el interior de bellos mosaicos, construida a un tremendo costo por miles de artesanos y obreros. El lujo y las extravagantes ambiciones de Justiniano debilitaron el Imperio. A su muerte el tesoro estaba agotado. Bizancio no pudo mantener su autoridad sobre las provincias reconquistadas en Occidente y tuvo grandes dificultades en defender sus provincias orientales contra los periódicos ataques de búlgaros, eslavos y persas.
Los emperadores de Constantinopla siempre se siguieron considerando emperadores romanos jamás renunciaron a sus derechos sobre las provincias occidentales que habían pertenecido una vez al Imperio Romano. Sin embargo, de hecho su autoridad quedó limitada al Imperio de Oriente si bien la tradición romana se mantuvo en la legislación y las instituciones, en el curso de los siglos se acentuaron cada vez más los elementos griegos orientales. La población hablaba la lengua griega. Sólo hasta el siglo VII el latín se mantuvo como idioma oficial, pero luego fue reemplazado por el griego. Los autores clásicos griegos constituían la base de la literatura bizantina. Desde Persia y Mesopotamia se introdujeron costumbres orientales que dieron origen a la elaborada etiqueta en la corte imperial, las pomposas ceremonias y a la exaltación de la autoridad y de la figura del emperador. El Imperio Bizantino reconoció como religión oficial el cristianismo, pero éste se desarrolló en forma diferente que en Occidente.
El Imperio Bizantino contrastaba con los nuevos reinos occidentales. En primer lugar se mantuvo como un estado urbano que articulaba un ampli terriotorio, en donde destacaba la capital principal Constantinopla, la antigua Bizancio, con medio millon de habitantes. Se encontraban otras urbes como Alejandria, Edesa, Antioquia, Jerusalen, y Efeso a partir de las cuales se dominaba el terriotorio y se gobernaba en la manera que lo habia hecho el Imperio Romano. Y con esto, la necesidad de un abastecimiento continuado por parte del Estado, que se conseguia gracias a la existencia de pequeños propietarios, asentados en numerosas aldeas, que aprovisionaban al mercado de esta demanda. Y es que el mercado en Oriente aun era energico y necesario. Una larga cantidad de productos se movian alrededor del mercado: oro, madera, ganada, especias, sedas, metales, asi como esclavos.

Había tres clases sociales: aristocracia, clero y pueblo. La aristocracia estaba formada por altos funcionarios de la corte y grandes propietarios de tierras. El clero tenía mucha influencia después del Cisma de Oriente y el pueblo vivía con bastante estrechez. Esto motivó algunas sublevaciones.
Bizancio o Constantinopla fue la ciudad más rica y próspera de Europa: disponía de mercancías de Oriente, como tejidos, perfumes y especias, pieles de Rusia y metales de Europa, que distribuía por las ciudades del Mediterráneo. Constantinopla era una ciudad fastuosa, centro financiero del mundo y punto de grandes rutas comerciales.

- CULTURA. El emperador Justiniano promulgó el famoso "Corpus Juris Civilis", Código de Leyes Civiles de una gran importancia. De esta forma conservaron el derecho romano que fue la base de las leyes europeas de la Edad Media y Moderna.

La cultura bizantina conservó y transmitió las aportaciones romanas y griegas.

- ARTE. En el Imperio Bizantino se conjuga el arte clásico griego y romano con las tendencias de Oriente. Esto influyó en Europa y el arte musulmán.

Justiniano embelleció Constantinopla con grandes edificios, como la iglesia de Santa Sofía, obra cumbre de la arquitectura bizantina (ver la fotografía superior) y el Palacio Imperial. Otros edificios destacables son la catedral de San Marcos en Venecia y la basílica de Rávena.

Desarrollaron la técnica del mosaico, la orfebrería y la decoración de objetos de marfil.

- RELIGIÓN. Los emperadores veían con desagrado la dependencia al Papa de Roma y deseaban dominarlos. Esto motivó el Cisma, es decir, la separación entre la Iglesia de Roma y Bizancio.

Se propagaron dos herejías: la monofisita y la iconoclasta. Los monofisitas decían que Cristo sólo es Dios, pero no hombre, negando la naturaleza humana. Los iconoclastas o rompedores de imágenes eran contrarios al culto de imágenes, diciendo que Dios y los santos no pueden representarse con figura humana.

Raquel02

Mensajes : 1
Fecha de inscripción : 22/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.